La primera vez que me senté con el afán de crear a base de juntar letras fue en el verano de 1992. Estaba aburrido y recién fascinado por el descubrimiento de un autor que, para mí, a partir de entonces, fue un referente: Stephen King. No fue el único que se sumó a la larga lista de favoritos. Entre ellos se encuentran Neil Gaiman, Clive Barker, David Mitchell, Donna Tartt, Carlos Ruiz Zafón, Howard Phillips Lovecraft, Edgar Allan Poe y muchos otros que llenan mis estanterías y mi cabeza de monstruos bizarros. La mayoría de ellos acaban resbalando hacia mis páginas. 

He escrito más de 350 relatos cortos, unos 40 microrrelatos, 13 novelas y un buen puñado de poemas, sin mencionar una breve obra de teatro que nunca llegó a representarse. He ganado algún que otro premio literario y recibido algunas menciones.

He publicado algunos de mis relatos en antologías de Tombooktú, DH, El País Literario y Holocubierta y también en algunos fanzines literarios como el de Horror Hispano o La Gárgola. He publicado en revistas digitales como la argentina Insomnia y en papel en otras como la madrileña Revista Voces. He participado en proyectos colaborativos como la novela de «La historia de Almos».

También he colaborado con reseñas literarias en páginas como Propera parada: cultura y La jungla de las letras. Incluso he tenido mi propio blog, donde publicaba reseñas, artículos y textos varios.

Todo esto me ha llevado hasta aquí. Hasta este preciso instante. Hasta ti, lector. Así que espero que mis letras te acompañen y te hagan pasar un buen rato, o incluso alguno malo.

Si llegas aquí después de haber leído una de mis obras, gracias. Si aún no has comenzado, este es el momento. Si te ha gustado, comparte y no desveles el secreto al que conducen las páginas de cada libro. Ahora eres mi cómplice.